Páginas

Técnicas de programación conductual

La intervención se realiza una vez que la conducta se ha llevado a cabo. Se manipulan las consecuencias de la respuesta a controlar.

Autorreforzamiento
Cuando es el propio individuo quien aplica, exclusiva y contingentemente, las consecuencias reforzantes de la conducta.

Requisitos del autorreforzamiento: que la persona emita la conducta libremente sin ser obligado a realizarla por agentes externos, que la entrega contingente del refuerzo sea autoadministrada. 


Refuerzos a utilizar: del mismo tipo que en condiciones de refuerzo externo. 

Material: dinero, comida. 

Actividades gratificantes: ir al cine. 

Reforzamiento simbólico: expresiones positivas. 

Retirada de un estímulo aversivo o reforzamiento negativo: retirar la foto en bañador antes de empezar el régimen. 

Es importante determinar qué criterios conductuales y qué cantidad de refuerzo se obtendrá por la conducta realizada. Esto será decidido a priori por el terapeuta y el cliente, durante el diseño del programa de autorreforzamiento. Los efectos de la autoadministración se ven incrementados al permitir a las personas decidir los criterios de reforzamiento que se aplicará.  En el caso del autorreforzamiento, las consideraciones a hacer al cliente son las mismas que si el refuerzo fuese heteroaplicado. Sin embargo, las condiciones específicas del autorreforzamiento (que la persona sea el único responsable de dispensar o no el refuerzo), pueden hacer que el individuo se vuelva poco a poco más indulgente relaje los criterios y se administre los refuerzos sin haber alcanzado el nivel de ejecución establecido.

Autocastigo
Consiste en la autoadministración de consecuencias aversivas contingentemente a la realización de la conducta a eliminar. La persona decidirá previamente con el terapeuta, qué conducta será objeto de castigo, bajo qué condiciones, y el tipo y cantidad de castigo que se administrará. Los procedimientos utilizados son los mismos que cuando el castigo es heteroadministrado: 

Simbólico: Expresiones verbales de autocrítica o desaprobación. 

Retirada de estímulos positivos: No tomar postre. 

Según Kanfer, el autocastigo es poco útil para eliminar la respuesta objetivo, debido a: 
  • Falta de sistematicidad en la autoadministración. 
  • Al hecho de que la persona interprete el castigo como un método para poder realizar la conducta castigada (éste problema puede subsanarse si el terapeuta controla la administración del castigo).
  • Por tanto, el autocastigo debe ser una técnica a utilizar como último recurso, y siempre en combinación con otras técnicas (autorreforzamiento, control estimular y entrenamiento en habilidades alternativas).

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...