Páginas

La Asertividad

La adolescencia es una etapa de grandes cambios y de una marcada inestabilidad emocional, siendo frecuente la aparición de comportamientos agresivos. Los padres dicen que sus hijos se han vuelto rebeldes, que no les hacen caso o que son malcriados. Estas conductas son consideradas negativas y es lo que generalmente los padres critican en sus hijos, sin considerar los aspectos positivos que pudieran tener. Por otro lado, muchos adolescentes se caracterizan por un comportamiento opuesto al anterior, son sumisos, aceptan pasivamente lo que se les dice y muestran una fuerte dependencia y muchos adultos, incluidos sus padres, tienden a aceptarlo como normal; los padres prefieren tener hijos callados, “tranquilos”, pasivos y sumisos, a lidiar con niños inquietos y algo agresivos.


Ambos tipos de comportamiento implican un deficiente desarrollo de las habilidades sociales, así como un nivel inadecuado de la autoestima, lo que repercute negativamente en sus relaciones interpersonales y familiares, además de una marcada insatisfacción consigo mismo. Sin embargo, muchos aprenderán que existe una forma más adecuada de comportamiento, la conducta asertiva, pero lo harán luego de muchos tropiezos y otros nunca llegarán a conocerla. Esta conducta asertiva es la capacidad que tenemos para expresar abiertamente, decir lo que sentimos y pensamos sin herir a los demás, ser seguros de lo que realizamos, confiar en nuestras capacidades, etc.

Definición de Asertividad

La asertividad es la capacidad que tienen las personas de hacer valer sus derechos, expresar sus opiniones, sentimientos, deseos o inquietudes, de una manera directa, clara, sincera y respetuosa, sin dañar ni violar los derechos de los demás. La conducta asertiva se basa en que cada una de las personas tiene derechos y necesidades y éstos deben ser respetados por todos. La asertividad está fuertemente enlazada con la autoestima; nadie puede actuar con seguridad, autonomía y decisión sin una autoestima bien cimentada.

Estilos de Relación Interpersonal

Los estilos de relación interpersonal son las formas en que reaccionamos frente a las diversas situaciones que se nos presentan, tanto en el ámbito familiar, en la escuela con los compañeros, etc. Tiende a manifestarse en la mayoría de veces en que interactuamos. Entre los estilos de interacción encontramos:
  1. Estilo Agresivo: Las personas agresivas están constantemente a la defensiva, tratando de mantener en todo momento el control de la situación. Su principal preocupación es evitar ser atropellado por otras personas o verse forzados a hacer algo que no desean. Sus reacciones son: gritar, maldecir, amenazar o golpear. Generalmente el agresivo consigue su objetivo, pues muy pocas personas se enfrentarían a alguien en este estado. Pero muy pocas personas verán en él a un amigo con quien disfrutar momentos agradables, lo cual dificulta sus relaciones interpersonales y en ocasiones permanecen aislados.
  2. Estilo Pasivo: El pasivo sacrifica sus propios deseos, necesidades y preferencias a favor de los demás. Se sitúa a sí mismo en un plano inferior con respecto a los otros; así son más importantes los derechos de los otros que los suyos. Siempre disculpa los errores ajenos y está dispuesto a ayudar a costa de sacrificar sus derechos, haciendo cuanto le piden, pasando por alto lo que siente y piensa. Parece que su objetivo principal fuera el complacer a los demás con la finalidad de evitar el rechazo. Este estilo tiene sus ventajas, pues una persona que está dispuesta a ayudar a otros sin esperar nada a cambio cae agradable, pero a largo plazo es posible que los demás se aprovechen de él e incluso no lo tomen en serio salvo cuando alguien tiene algún inconveniente, lo cual le puede generar un fuerte resentimiento consigo mismo ya que termina sintiéndose explotado y no sabe que hacer para remediar su situación.
  3. Estilo Asertivo: Somos asertivos cuando somos conscientes de nuestros propios derechos y los defendemos de manera racional, objetiva y respetuosa. También somos capaces de expresar lo que pensamos, sentimos y deseamos, sin herir o violar los derechos de los demás. Nuestro objetivo es ser nosotros mismos; el trato es de igual a igual, por lo que en este tipo de relaciones no hay perdedores. Se sienten mejor consigo mismas, pues evitan la angustia de estar pendientes de los sentimientos y necesidades de los demás. Son mejor aceptados por las personas que les rodean y obtienen respeto y consideración reales, lo cual crea relaciones interpersonales más satisfactorias.
Características de la Persona Asertiva.
  • Se sienten libres para manifestarse tal como son cuando les parece oportuno y apropiado.
  • Manifiestan sus emociones, positivas y negativas, en las situaciones y con las personas adecuadas.
  • Son capaces de comunicarse abierta y cordialmente con toda clase de personas.
  • Saben comportarse con dignidad en situaciones difíciles y con personas groseras e impertinentes; no pierden el control de sus actos ni de sus emociones.
  • Evitan el seguimiento de personas sumisas y serviles.
  • Hacen valer sus derechos teniendo en cuenta los derechos de los demás y evitando en todo momento herirlos.
  • No aceptan la presión de grupo y son capaces de decir NO a las cosas que consideran inadecuadas o negativas.
  • Son conscientes de sus derechos personales y consideran estos mismos derechos en los demás, de esta manera sus relaciones interpersonales se basan en un nivel de igualdad.
También te puede interesar:
Técnicas Asertivas
Comunicación asertiva y toma de decisiones

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...