Páginas

¿Mujeres se automedican más que los hombres?

Cuando se habla de drogas, generalmente se piensa que tanto hombres como mujeres consumen las mismas drogas y por iguales razones. Sin embargo, diversos estudios, muestran que no es así. En estas investigaciones hay muchas coincidencias, como el referido a las mujeres, donde se destaca el consumo de medicamentos (o psicofármacos), cuyo consumo es en mayor medida por automedicación (sin prescripción médica), asimismo por el asunto referido a la adquisición de medicamentos sin receta médica. Además todo indica que aún se expenden algunos medicamentos señalados por la O.M.S. como perjudiciales para la salud. En este contexto, en el Perú los medicamentos más consumidos son: los tranquilizantes, estimulantes, analgésicos y jarabes para la tos.


El consumo de medicamentos en mujeres debe ser inscrito en un marco específico. Con frecuencia son las mujeres las que se encargan de cuidar la salud familiar y por consiguiente están en mayor contacto con los medicamentos. Además, siendo los servicios de salud inadecuados e inaccesibles para la gran mayoría de la población muchas se ven obligadas a consumir medicamentos sin control médico. En nuestro país la mujer asume además del rol de madre y ama de casa, el de trabajadora, teniendo que cumplir una doble jornada, sin que la pareja suela compartir su responsabilidad familiar. Si además tenemos en cuenta que pocas mujeres se benefician con cunas en su centro laboral, la falta de ayuda doméstica y en la mayoría de los casos una remuneración inadecuada, podremos imaginar la situación del constante estresamiento a la cual están sometidas. Es así que muchas veces recurren al uso de tranquilizantes como una manera de enfrentar un día atareado o para conciliar el sueño. 

De otro lado, aquellas mujeres que al llegar a una edad madura y cuando las responsabilidades domésticas y familiares disminuyen, pueden sentirse "solas", con el tiempo disponible y sin saber cómo usarlo; lo cual puede producirles "sensación de vacío" sentimientos y síntomas que han sido social y médicamente vinculados a la menopausia y tratados sólo desde el punto de vista médico, eludiéndose así, la responsabilidad social frente a la ausencia de alternativas para estas mujeres, quienes además son descalificadas, la mayoría de veces por la familia rotulándolas como "neuróticas" o "histéricas", brindándoles como única salida el uso de tranquilizantes, entre otros medicamentos. En la sociedad actual, los medios de comunicación y los roles sexuales tradicionales presionan a no pocas mujeres a presentar una figura femenina considerada como "ideal", modelo que trata de alcanzar aún a costa de su propia salud, ya sea sometiéndose a rigurosas dietas o tomando pastillas para "quitar el hambre".

Así, en una época en que la tecnología ha invadido la vida cotidiana y viviendo en una sociedad prácticamente química se tiende a llegar a una situación en que para cada molestia o dolor "necesitamos" de un determinado medicamento, condicionando a la mujer y a no pocos hombres, desde muy temprana edad a estar más pendientes de sus males y dolores.

Finalmente, cabe hacer una reflexión, ya se conoce que ningún medicamento es inofensivo (incluyendo los analgésicos) si se consumen vía automedicación, más aún en las etapas de embarazo y lactancia; en todo caso, debemos de tomar cualquier fármaco bajo prescripción médica.

También te puede interesar:
Consumo de drogas en mujeres

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...