Páginas

Intervención en crisis por intoxicación de drogas


La crisis es el momento en que “todo está en peligro”. La crisis tiene comienzos identificables, se trata de la situación que aparece cuando un miembro de la familia tiene un estado de intoxicación aguda por el abuso de bebidas alcohólicas u otras drogas y puede convertirse en una oportunidad de modificar un hábito quizás arraigado largo tiempo atrás, o bien pasar como un acontecimiento más del que no se aprende nada.  Primeros auxilios psicológicos con personas bajo los afectos o influjo de drogas.

Averiguar si el paciente ha ingerido bebidas alcohólicas u otras drogas. 

1. Observar su comportamiento o preguntar a familiares o amigos que lo acompañan.
  • Indicadores físicos comunes de adicción a sustancias: Somnolencia, pupilas fijas o dilatadas, piel enrojecida, húmeda o seca, marcas de quemaduras, dificultades para la coordinación.
  • Indicadores conductuales: Simpleza, habla apresurado, agresividad, fallas de juicio.
  • Indicadores emocionales: Euforia, conciencia exaltada, incremento en la percepción sensorial, irritabilidad, ira, depresión, angustia, paranoia.
2. Buscar asistencia médica ante cualquier indicio de sobredosis.

Al hablar con una persona bajo la influencia de sustancias:
  • Evite sobre-estimular al paciente; hable lo menos posible y hágalo de manera tranquila.
  • No lo critique pero tampoco lo disculpe
  • No intente solucionar más problemas que la intoxicación en sí mismo.
  • Reduzca el peligro de muerte, lo que implica mantener al paciente en un ambiente de tratamiento hasta que se desintoxique por completo y hasta encontrar a algún familiar o amigo que se haga responsable. 
Algunos indicadores directos de intoxicación:
  • Agitación, disturbios de la memoria, terror y pánico (mal viaje). No puede permanecer sentado o acostado.
  • Angustia, desasosiego, depresión. Tiene ideas o arranques suicidas.
  • Impulsividad descontrolada. Agresividad, celos exagerados, impulsos homicidas.
  • Locura, recelo, sentimientos de ser perseguido, delirios, alucinaciones auditivas, visuales, táctiles y olfativas.
  • Sentimiento de pérdida del yo. Es posible que no pueda reconocer su propio cuerpo, identidad o lugares familiares.
  • Sentimientos muy desagradables.
  • Temblor y convulsiones. Puede perder el conocimiento, caerse, morderse la lengua, etc.
  • Sudoración fría, le es difícil respirar, sensación de ahogo. Aceleración del ritmo cardíaco. Sufre dolor y dolor abdominal; dolores de cabeza y el pecho, escupe gorgojos oscuros.
  • Mareos y vómitos. Tiene evidente dificultad para hablar y caminar.
  • Siente escalofríos, hormigueo en la punta de los dedos, sufre espasmos musculares, endurecimiento de los pies y manos y diarrea.
  • Tiene la sensación de estar sufriendo un ataque al corazón.
Saber como ayudar
Lo primero es que alguien llame al servicio de urgencias. Mientras tanto,  puede hacer lo siguiente:

Si se desvanece:
  1. No lo mantengas sentado, ni de espaldas; ponerlo boca a abajo, con la cabeza hacia el costado para que no se ahogue con su vómito.
  2. Comprueba que respira y mantenga levantado el mentón del sujeto.
  3. No olvidar que alguien llame al servicio de emergencias.
Si tiene convulsiones:
  1. Cuida que no se lastime, busca una superficie blanda (colchón o alfombra), para acostarlo y busca algo que le sirva de almohada. 
  2. Aflójale la ropa. 
  3. Meterle un pañuelo entre los dientes -sin forzar la boca- para que no se muerda.
Si está muy agitado:
  1. Evita excitarlo más. Ubícalo en un lugar tranquilo, con buena ventilación. Escúchalo con calma, sin hacer preguntas ni comentarios sobre lo ocurrido.
  2. Asegúrale que vas a hacer todo lo necesario para ayudarlo.
  3. Trata de situarlo en tiempo y lugar.
Si siente pánico, angustia o terror:
  1. Necesita tu apoyo. Hablarle pausadamente y en voz baja, sin reproches ni recriminaciones. Decirle que no va a volverse loco; que apenas le pase el efecto de lo que tomó o usó, estará mejor.
  2. Si se agita, mantén la calma.
Si se intoxicó con alucinógenos:
  1. Dale apoyo y tranquilidad.
  2. Si es posible, ubícalo en un ambiente que le sea familiar. Hacer que camine o se mantenga de pie y con los ojos abiertos, porque al cerrarlos el efecto de la sustancia aumenta.
Si tiene alucinaciones:
  1. Mantenerlo contactado con la realidad.
  2. Puede, sin quererlo, intentar suicidarse. O creer que es capaz de volar y arriesgar la vida. Acompañarlo. Hacerle preguntas simples sobre temas de su interés que pueda responder con facilidad. No dejes que sienta que el ambiente es amenazador o enjuiciador.
  3. Ayúdalo a sobrellevar la desorientación.
Si se pone violento:
  1. Trátelo con toda la serenidad posible.
  2. Evita que se lastime o lastime a otro. Trátalo de comprenderlo y ten en cuenta que el exceso de estímulos sensoriales lo irrita. Recuérdale que lo que está sintiendo es algo pasajero.
Si tiene una borrachera agresiva:
  1. No critique su conducta.
  2. Tome en serio la posibilidad de que desarrolle un gran despliegue de violencia. Manténgalo en un lugar bien iluminado, en contacto con cosas que le agradan y sin la presencia de demasiadas personas.
  3. Llámalo siempre por su nombre.
  4. Ofrécele de comer, eso puede calmarlo.
Si se intoxicó con éxtasis:
  1. Ayúdalo a relajarse.
  2. Tendrá la boca seca y la mandíbula rígida, sudará mucho, sentirá angustia e intranquilidad. También puede sufrir fatiga, dolor de cabeza o desvacenimiento.
  3. Llévalo a un lugar silencioso y ventilado t trata de tenerlo sentado o acostado.
  4. Dale agua muy despacio.
  5. Los efectos residuales pueden durar 24 horas.
Si hubo intento de suicidio:
  1. Aléjalo de todo lo que sea peligroso.
  2. Cuídalo de cualquier cosa o lugar (ventana, balcón, escalera, etc.) que pueda herirlo. Hasta que estés seguro de que la crisis pasó, no lo dejes solo.
  3. Ofrécele apoyo y comprensión.
  4. Hablarle de lo importante que es él para los que lo quieren.
Cualquier intoxicación es potencialmente causa de riesgo mortal. Cualquiera de estos síntomas significa una auténtica emergencia. El rechazo de ayuda, considéralo como un intento de suicidio.

Es de vital importancia:
  1. Llamar de inmediato al servicio de emergencias.
  2. Acompañarlo al centro médico más cercano.
  3. Tratar de establecer con qué droga (sustancia psicoactiva) se intoxicó. En lo posible, junte una muestra de vómito si lo hubo y lleve consigo la muestra al servicio de urgencias.
Si sabes qué hacer y lo haces en el momento oportuno, podrás salvar una vida.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...