Páginas

Factores de protección de los comportamientos riesgosos

Luego de quince años de investigación con pre-adolescentes, adolescentes y adolescentes jóvenes, Perotto y Baldivieso (1994), encontraron valiosos hallazgos. Entre otros resultados concluyeron que la mera práctica de algún deporte no es un factor de protección ni de riesgo en la adquisición de algún comportamiento de riesgo.  Sin embargo, la práctica de algún deporte de manera continua o sistemática, demostró ser fuerte factor de protección de comportamientos de riesgo (fugas del hogar, embarazo temprano, crisis de adolescencia, conductas antisociales, abuso de alcohol, tabaco, entre otras drogas, etc. En efecto, la práctica y el entrenamiento de una determinada disciplina deportiva o una actividad recreativa, demostró que contribuyen fuertemente en el desarrollo psicológico de los chicos y chicas, afianzando la estructuración de la personalidad (autoestima, autoconcepto y capacidad de solucionar problemas; consolidación de la escala de valores, entre otros rasgos). 


Del mismo modo, favorecería la consolidación del autocontrol (capacidad de adelantar o posponer nuestro comportamiento, tolerar, discriminar lo bueno de lo malo y la autonomía, vale decir el ser uno mismo).  Es en este sentido que se debería de incentivar aún más estas acciones. No sólo en la consolidación de lo psicológico, físico y familiar, sino por el hecho de haber demostrado ser una excelente forma de reaccionar frente al estrés. 

Sin duda todos los deportes pueden ser practicados. No obstante, podríamos sugerir algunos : el básquet, fútbol, vóley, natación, gimnasia, atletismo (en general), ciclismo, frontón, tenis, karate, tae-kwon Do, tai chi; o entrenamiento en relajación (sea imaginaria o física), meditación, etc.  Por otro lado, el uso creativo del tiempo libre también puede ser utilizado. En este sentido, los adolescentes podrían pensar sobre el uso que le dan a su tiempo y el uso que nuestra sociedad le da al mismo y tener una noción colectiva del tiempo vacío que disponemos. 

Del mismo modo, debemos tomar conciencia de cómo empleamos el tiempo y analizar cómo podríamos compartirlo más plenamente y en qué tiempo pondríamos en marcha nuestras iniciativas y creatividad. También, tratar de llegar a un entendimiento global sobre la espontaneidad y la creatividad y sus cualidades y, tratar de reubicarla en actividades alternativas concretas y realizables. 

Finalmente, no olvidemos que tanto el hombre como la mujer, como seres simbólicos, tienen conciencia de sí mismo, piensan, reflexionan y buscan soluciones. Pensar es relacionar, asociar ideas e imágenes. Relacionar y combinar alternativas es crear. La ausencia de la creatividad en el joven o la joven, los han llevado al hastío en los estudios o trabajo, a la rutina y a la falta de motivación y expectativas de cambio. 

Referencia:
Perotto, P. y Baldivieso, L. (1994). El riesgo de ser joven. Investigación: factores protectores y de riesgo en el consumo de drogas. CESE: La Paz.

También te puede interesar:
Factores de protección para el consumo de drogas

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...