Páginas

Consumo de drogas en mujeres


La incursión de la mujer en comportamientos de alto riesgo, tal es el caso del abuso y dependencia de drogas psicoactivas capaces de producir dependencia, es una realidad en el escenario latinoamericano. En efecto, existen algunas investigaciones y reportes que nos dan cuenta que la mujer peruana ha comenzando a consumir drogas a edades tempranas, sobre todo alcohol, tabaco y marihuana así como psicofármacos (medicamentos) vía auto-prescripción (sin receta), cocaína y pasta básica de cocaína. Según datos de investigación, las mujeres suelen iniciarse en el consumo de drogas por problemas familiares y personales así como por angustia, depresión y presión familiar (Problemas económicos, de relación con la pareja, con los hijos, entre otros factores).


De otro lado, pareciera ser que tanto la estructura familiar como la forma o estilo de vida de la familia (la dinámica), son importantes. Un factor de alto riesgo en el caso de las mujeres sería el tener como pareja (enamorado, esposo) a un abusador o dependiente de drogas, ya que por razones como el desear ayudar o experimentar con determinadas sustancias pueden predisponer a la mujer al consumo y, eventualmente, pasar a desarrollar dependencia.

De otro lado, hay mayor presencia de trastornos de personalidad en adictas (vulnerabilidad, dificultad para tomar decisiones, autoestima baja, incapacidad para decir no o hacer respetar sus opiniones, inseguridad, etc.). Si bien estas características también se encuentran en varones adictos, pareciera ser que en las mujeres adictas hay mas prevalencia o predominancia.

Asimismo, se registra consumo de alcohol u otras drogas en personas del entorno inmediato a la adicta: padre y/o madre, hermano (a), quiénes también en numerosos casos presentan dependencia. En este sentido suele estar caracterizado por un estilo de vida sin sentido, desordenado, sin normas, reglas ni modelos adecuados de crianza.

Acciones a tener en cuenta cuando tenemos algún familiar mujer adicta a drogas:
  1. Aceptar que tenemos una adicta a drogas en la casa.
  2. Teniendo en cuenta que la mujer dependiente de drogas suele encubrir con facilidad el consumo, es urgente asesorarnos con algún especialista.
  3. Dilatar la acción de ayuda es reforzar el consumo. Esto ocurre generalmente por la extremada manipulación y cinismo que llega a tener la mujer adicta. 
  4. Es riesgoso, por lo tanto, no emprender acciones de ayuda, como quiera que existen numerosos casos de mujeres adictas cuyo comportamiento, finalmente está asociado, con la prostitución, la micro comercialización de drogas entre otras conductas de muy alto riesgo que comprometen a la familia.
  5. Al ponerte en contacto con el profesional sigue las indicaciones escrupulosamente, teniendo en cuenta que el tratamiento es todo un proceso que requiere no solamente de la participación de la adicta, sino también de la familia y entorno.
Mayor información:
Consumo de drogas y comportamiento sexual

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...