Páginas

¿Cuándo acudir a Orientación Familiar?

La orientación familiar se entiende un conjunto de técnicas encaminadas a fortalecer los vínculos de unión entre los diferentes miembros de una familia. La finalidad última es conseguir que todos lleguen a comportarse de un modo sano, comprensivo y capaz de estimular por sí mismo el progreso y desarrollo, tanto de los individuos como del grupo familiar en su totalidad. En el momento actual, muchos orientadores familiares se limitan a impartir enseñanza mediante las conocidas Escuela de Padres, método que es muy útil para la formación de todas las personas interesadas en mejorar su estilo educativo, pero que es insuficiente para resolver los casos problemáticos en la familia. 


Podríamos decir que siempre que la familia pase por una situación complicada o difícil, que no esté en la capacidad de resolver por sí misma, su sentido común o experiencia. Es importante tener en cuenta que la orientación familiar debería formar parte de todos los hogares, ya que en todos se atraviesan crisis que aunque normales, no siempre se superan de manera adecuadamente. Si la mayoría de familias utilizara la orientación familiar como método de prevención se evitarían muchos conflictos ya que los miembros de la familia contarían con herramientas y recursos para solucionar las dificultades que son ineludibles en toda relación interpersonal y con mayor razón en la familiar en la cual se comparten más experiencias. La observación consciente de las situaciones que producen conflictos al interior de la familiar es el primer paso para asumir en forma individual la responsabilidad de buscar soluciones. 

Muchas veces ante la tentativa de asistir a una orientación familiar muchas veces se presenta la pregunta si es necesario que ambos padres reciban la orientación familiar. Teniendo en cuenta que esta es una formación que busca ayudar al padre y madre a desempeñar mejor sus funciones, así como facilitar la comprensión e entendimiento de casa hijo, la adaptación a situaciones especificas propias de la edad de cada hijo se podría decir que si, que será necesario que cada padre reciba la orientación familiar, la misma que en el trascurso del proceso de orientación se dará en forma individual y grupal. 

Sin embargo si la situación problema es concreta, o algún miembro no está aperturado a recibir la orientación familiar solamente una de las parte puede acudir. Cuando los jóvenes se dedican de una forma excesiva y exclusiva a sus aficiones podemos encontrar ante un caso de vocación clara pero también puede tratarse de una forma de alejamiento de la familia o de los amigos, lo que es síntoma de alguna alteración psicológica.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...