Páginas

Mi hijo se come las uñas

Onicofagía con este término nos referimos al hábito que tienen ciertos niños de morderse constantemente las uñas. Lo más frecuente es que esta costumbre comience en tomo a los seis años, se acentúe durante la adolescencia, para luego ir disminuyendo.

¿Por qué se muerden las uñas los niños?
En ciertos casos es por imitación; observan a algún compañero con este hábito y lo realizan. Pero, por lo general, el morderse las uñas es para el niño un modo de descargar una tensión y ansiedad latente. Suelen ser niños nerviosas, inquietas y con poca capacidad para centrar su atención en una actividad.



¿Cómo perder el hábito?
Se ha comprobado que de nada sirven los castigos y reprimendas, ni tampoco untarle en las uñas algún producto que sepa mal. Por lo general, el hábito desaparece por sí solo conforme el niño va evolucionando y resolviendo los problemas que le originaban el estado de tensión.

Consecuencias de morderse las uñas
En los casos leves, el problema es meramente cosmético, pues las uñas tienen un aspecto descuidado. En cambio, en los casos más severos las uñas pueden resultar muy dañadas. En general, pueden aparecer los siguientes problemas: 
  • Lesiones en las cutículas. 
  • Deformación de las uñas. 
  • Paroniquia, que es una infección bacteriana en la piel situada alrededor de las uñas, que aparece hinchada y enrojecida. Esta infección puede llegar a ser crónica. 
  • Problemas dentales y temporo-mandibulares. 
  • En algunas personas da lugar también a malestar psicológico, debido a que se sienten avergonzadas del aspecto de sus uñas y a que es visto como algo socialmente indeseable. 
Temas relacionados:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...