Páginas

Uso y abuso de bebidas alcohólicas en adolescentes

La adolescencia suele ser una etapa intensa y crítica, llena de cuestionamientos, interrogantes, cambios biológicos, físicos y psíquicos, exploraciones, fantasías, etc., cuyo objetivo fundamental es alcanzar la estabilidad e identidad del adulto. El conflicto y/o la crisis y sus intensidades, generalmente, son normales y esperados. Los púberes y adolescentes, que experimentan o abusan del alcohol y otras drogas, lo hacen dentro de un contexto de búsqueda de identidad, incertidumbre, reafirmación de su sexualidad y de transición hacia la adultez. Pero al lograr llegar a ella, muchos dejan de consumir. Otros chicos y chicas, que son los denominados problemáticos, son aquellos que debido a una serie de
razones terminan abusando e intensificando el consumo de alcohol y otras drogas, llegando eventualmente a la adicción.

¿Cuáles serían los factores que entrarían en juego para el desarrollo de la drogadicción? 
Pueden ser características personales (débiles de carácter, manipulables, falta de asertividad y autonomía, vale decir "incapacidad para decir lo que uno piensa así como para "decir no", etc.). O padres que no han asumido sus principales roles y funciones, ni modelan adecuadamente frente a sus hijos (en el caso del alcohol: con un vaso de cerveza en la mano y un cigarrillo en la otra, aconsejan al hijo o hija de no recurrir a estas drogas); por otro lado, emocionalmente ausentes, dominantes, fiscalizadores, etc. A veces una madre sobre protectora en extremo que ahoga al hijo o hija y no le permite aprender a enfrentarse al mundo o, a veces, dominantes, agresivas, etc. Finalmente, consumidoras de alguna droga, de preferencia medicamentos, etc. En este sentido, muchos chicos y chicas, al no encontrar ser escuchados y apoyados por los padres, pueden recurrir a la calle en búsqueda de respuestas. En casos las pueden encontrar, en otros no. El consumo experimental o inicial de drogas, puede ocurrir dentro de este contexto y en grupos en los que puede haber, uno o más adolescentes, que ya experimentaron con alguna droga. Seguir su ejemplo puede ser una manera, para el o la joven, de afirmar sus expectativas, identidad o "encontrar respuestas a sus interrogantes". 

¿Qué acciones parentales preventivas pueden contribuir para la prevención del consumo de drogas? 
  • Estar disponibles para el adolescente, física y psicológicamente, de manera que puedan ser utilizados por él para resolver creativamente las inevitables crisis y conflictos. 
  • Propiciar un clima familiar donde exista "comunicación". 
  • Incentivar las reuniones de familia, no sólo las reuniones como fiestas y actividades sociales, sino también aquellas donde se converse, evalúen y revisen las acciones internas y externas de la familia. 
  • Motivar, enseñar y, sobre todo, desarrollar la capacidad de autocrítica y análisis. Por ejemplo, las propagandas que incitan al consumo o los modelos que representan los personajes de la vida real o de la ficción, pueden servir para analizar el discurso social o dialogar en casa con la familia sobre temas relacionados con las drogas. 
  • Prevenir pues es educar a través de la "comunicación", facilitar el aprendizaje y la maduración. Es apoyar la capacidad de toma de decisiones así como el conocimiento y la incorporación de valores.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...