Páginas

6 Habilidades para enfrentar la presión del grupo en el consumo de drogas

Como todas las personas, los adolescentes quieren pertenecer a un grupo. Esta necesidad normalmente es importante. Sin embargo, se ha demostrado que un grupo importante de púberes y adolescentes se sienten presionados por sus amigos o compañeros a consumir alcohol, tabaco o marihuana. Como padre o madre, usted puede lograr que la respuesta a esa primera experiencia, con cualquiera de las sustancias aludidas, sea "No". Muchos de los aspectos ya clásicos, como la autoestima, el autoconcepto (la imagen positiva que se debería tener de uno mismo), la autoeficacia (la autonomía, identidad y la capacidad de solucionar problemas); así como los valores, adecuada interacción familiar, comunicación horizontal abierta, roles claramente definidos, normas, reglas, límites, etc., son componentes que irán
afianzando la resiliencia (capacidad de prevalecer, crecer, ser fuerte y hasta triunfar a pesar de las adversidades), a su vez estos van a activar a los factores protectores. En todo caso, la resiliencia, la podemos imaginar como una armadura militar de siglos pasados, que protegía al soldado de pies a cabeza como una coraza integral.  Todo ello puede darle a su hijo o hija un apoyo muy valioso para convivir con los inevitables factores de riesgo (embarazo temprano, incomunicación familiar, crisis aguda familiar, intento de suicidio, fugas del hogar, abuso de alcohol y otras drogas, etc.). Sin embargo cabe aclarar que los factores protectores no determinan ni avalan al adolescente para que no se relacionen con determinadas conductas de alto riesgo; si disminuye la probabilidad del establecimiento de estas asociaciones.

Habilidad 1: Enséñele a su hijo/a el valor la individualidad
En un momento oportuno hable a su hijo/a sobre el tema de la individualidad; dígale acerca de otras personas que el niño quiere o admira, por ejemplo el mejor amigo, el profesor o profesora favorita/o, la abuela o abuelo, etc. Pregúntele qué es lo que hace a estas personas únicas. Pregunte también que es lo que le gusta al niño sobre sí mismo. Mencione usted también cualidades que el niño olvida. Por ejemplo, "eres un buen amigo y tienes pasatiempos interesantes y me complace hablar contigo".

Habilidad 2: Explore con su hijo/a el significado de la palabra amistad
Pídale a su hijo que haga una lista de "Qué es ser un amigo" y "qué es no ser un amigo". Haga su propia lista. Juegue con él a identificar las características en las cuáles están de acuerdo. Los siguientes son ejemplos de características que pueden aparecer en su lista.

¿Qué es un amigo/a?
  • El que entiende cuando uno tiene problemas y quiere ayudar.
  • Al que le gustas porque eres como eres.
  • El que está contigo cuando los demás se burlan de ti o te crean peleas.
¿Qué no es un amigo/a?
  • Un amigo no te juzga por tu forma de vestir o porque no actúas como los demás.
  • Un amigo no es la persona que trata de que hagas cosas dañinas.
  • Un amigo no es la persona que se desaparece cuando hay problemas.
Habilidad 3: Dele a su hijo/a apoyo para decir "no"
Cuando los padres intentan educar bien a sus hijos les enseñan a ser amables y agradables. Aunque estas características son muy importantes en la mayoría de las situaciones, no necesariamente preparan al chico o chica a defender sus principios. Aquellos niños y niñas a quienes se les ha enseñado a ser amables pueden necesitar el permiso paterno para decir "no" a la presión de los demás. Hágale saber a su hijo que hay situaciones en las que debe escoger que se debe exigir que se respeten sus opiniones. Estas situaciones incluyen aquellas en las que los compañeros tratan de forzar al niño o a la niña a probar alcohol u otras drogas.

Habilidad 4: Infórmese acerca de las situaciones que favorecen la presión de grupo
Existen situaciones que favorecen la presión del grupo de compañeros sobre el adolescente para inducirlo a beber alcohol. Por ejemplo una razón para que los chicos y chicas comiencen a beber esta sustancia a una edad temprana es que pasen mucho tiempo solo y que en sus hogares haya facilidad para conseguir licor. Podría ser de ayuda fija la norma de jugar en casa de los amigos cuando no están los padres o no ir a fiestas donde haya por lo menos un adulto a cargo del evento.

Habilidad 5: Utilice la presión de grupo positiva
Muchas comunidades han encontrado que la presión del grupo puede también ser una fuerza positiva. Muchos colegios o asociaciones de adolescentes patrocinan actividades donde estos chicos apoyan los valores y cualidades positivos de los demás. Una buena forma de ayudar a su hijo o hija a criticar la presión negativa por parte del grupo, es fomentar este tipo de actividades.

Habilidad 6: Fomente la práctica de decir "no"
Toda la familia puede discutir el problema que, tanto adultos como niños o adolescentes tiene para decir "No" a la presión, y poner en práctica esta costumbre. Pueden inclusive ensayar situaciones. Un hermano o una hermana pueden mostrarle al chico como los jóvenes "dicen no". Haga que su hijo o hija represente el papel de un joven que trata de presionar a los demás a beber licor o fumar cigarrillos utilizando la "jerga" común, y muéstrele como ser firme en rechazarlo. Luego pueden invertir los papeles. Pueden hablar sobre que incentiva a ciertos jóvenes o al grupo a presionar a los demás, sobre la necesidad de pertenecer y hacer que otros se unan a un grupo, sobre la envidia, el miedo a ser rechazado, etc. Estos juegos pueden ser una buena práctica para el momento en que su hijo o hija tenga que enfrentar las situaciones descritas.

Quizas te einterese:
Factores de protección de los comportamientos riesgosos
Factores de riesgo para el consumo de drogas

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...