Páginas

Recomendaciones a los padres familia del ludópata

El juego no solo afecta al jugador. Los padres de familia de este, sus seres mas cercanos, son también victimas del problema: los problemas económicos les afectan directamente, y su vida familiar se deteriora tanto que llega en muchos casos hasta la ruptura. El impacto del juego en la familia del jugador varia mucho de unos casos a otros; vamos a comentar los efectos mas comunes. Al igual que el jugador atraviesa varias fases en su proceso de deterioro, la familia pasa también por varias etapas. Estas etapas son vividas principalmente por los cónyuges (padres, hijos):


Fase de Negación
El familiar (esposa generalmente) cree (y quiere creer) que se trata de algo pasajero y de escasa importancia, de una diversión temporal, o que es la propia forma del jugador/a de relajarse o de entretenerse, que el paso del tiempo lo resolverá. Hay una activa desatención, a veces hay una preocupación ocasional por el juego, pero se tiende a ignorar el problema; incluso se acepta el incremento del juego sin poner resistencia.

Fase de Estrés
Cuando las dificultades económicas son evidentes, las facturas tardan en ser pagadas, la ausencia del jugador/a es frecuente y la interferencia del juego en la vida familiar se hace patente, la fase de negación se acaba, y pasa a convertirse en un sentimiento de rechazo y desilusión. Se cuestiona la fidelidad. Se aceptan promesas de dejar e jugar. Se intenta ayudar a resolver el problema, esta consiste en facilitarle recursos económicos, o medios para resolver los problemas financieros.  Sin embargo se descubre que se es incapaz de controlar el juego y los sentimientos de frustración de la familia empiezan a incrementarse. No puede hacer frente a las facturas, carecer de fondos. En ocasiones se suele encubrir al jugador/a y mentir para ocultar su problema. Esto suele llevar al familiar a un aislamiento social, de amigos y familiares para evitar que el problema se conozca. Se producen continuas discusiones altos niveles de ansiedad, y cambios en el estado de ánimos.

Fase de Agotamiento
Ya no hay una alternativa de solución adecuada. La desesperación de la familia la lleva a refugiarse en comportamientos inadecuados (fumar tabaco, depresión, ansiedad), a desahogarse con los hijos, o incluso a la separación. Se siente angustiada y confusa, resentida y agotada tanto física como mentalmente. Empieza a pedir ayuda a personas cercanas, y recibe consejos con buenas intenciones, pero que no resultan eficaces para el problema. Son frecuentes los sentimientos de culpa, ira, depresión, resentimiento facilitados por el aislamiento afectivo y social.

Algunas recomendaciones
  1. Las mentiras del jugador son una consecuencia del juego y forman parte del problema que hay que resolver.
  2. Una vez que el jugador/a ha contraído deudas este tiene que remediarlas, pero resolver el problema económico no es resolver el problema del juego.
  3. La familia es una ayuda para resolver los problemas, pero el responsable es el jugador que tiene que participar en la resolución de los problemas.
  4. El jugador tendrá que asumir que la tensión en la familia permanecerá durante mucho tiempo; eso forma parte del problema del juego y no desaparecerá aunque este algún tiempo sin jugar.
  5. Ser jugador no significa ser mal padre, mal hijo/a o mal esposo/a , significa tener un grave problema y que necesita tratamiento.
  6. La relación entre el padre y sus hijos es un tema importante con independencia del juego.
  7. La ludopatía es un problema al que se llega involuntariamente.
  8. Nadie quiere se adicto/a, ni perjudicarse o perjudicar a los otros.
  9. Repetir los problemas de juego de los propios padres no hace más que aumentar las dificultades.
  10. Volver a recuperar la confianza es un proceso. Es normal que la familia la haya perdido.
  11. Aunque parezca imposible, tus padres pueden llegar a ciertos acuerdos sobre como tratarte de forma más útil, cercana y con confianza.
  12. Puedes buscar amigos fuera del entorno del juego problemático. Ellos no son verdaderamente tus amigos.
  13. Recuerda que las explicaciones que des del juego, este se ha convertido en un habito y no resulta fácil dejarlo de forma rápida.
  14. El juego puede darle sentido a tu vida, pero parece que es un sentido limitado y quizá dañino.
  15. Nadie quiere se adicto, ni perjudicarse o perjudicar a los otros.
  16. El dolor tiene significados y es mejor tratarlo y no negarlo.
  17. La tristeza y la soledad son sentimientos humanos normales de la vida. Si no los aprovechamos.
  18. El juego no es el mejor compañero aunque lo parezca en ocasiones.
  19. Es una pena cambiar las relaciones familiares y de amigos por las relaciones con el juego.
  20. Puede ser importante que te preguntes que eran de tus actividades (sociales, afectivas – pareja, familiares, académicas, laborales, etc) y como las has sustituido por tus relaciones con el juego.

Fuente: Garrido, M., Jaén P, y Domínguez, A. 2004.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...