Páginas

Tratamiento de un drogodependiente

En primera instancia debemos considerar que las mayoría de los adictos y adictas del alcohol y otras drogas, no aceptan su condición fácil ni inmediatamente. En este sentido, se podría abordar inicialmente dos vías de acceso para poder inducir y motivar al dependiente a someterse al tratamiento: la persuasión, es decir hablar con el consumidor o consumidora con franqueza y serenidad, a la vez de manifestarle que vamos a comenzar a recibir consejería especializada sea con el acompañamiento de el o ella o sin ellos. Del mismo modo comunicarle que a nivel familiar se ha decidido acudir a un centro especializado, en no pocos, muchos aceptan ser ayudados.  Sin embargo, no es recomendable,
suplicarle, llorarle o llevarlo engañado, forzarlo u ofrecerle alguna recompensa, ya que si asumimos alguna de esas actitudes, posiblemente acepte ir a tratarse, pero por una "ganancia secundaria".

Luego de conversar con nuestro paciente si hay una respuesta de reticencia e incluso de agresividad, no insistir ni desesperarse; como quiera que hay otras vías por intentar para ingresar al mundo de la recuperación.

Un segundo acceso, es el relacionado con la consejería y la terapia familiar, donde no es necesaria la participación del adicto. Se trata de un enfoque donde se dota de información básica del fenómeno de las drogas a la familia, así como se le da pautas para poder convivir con el paciente y poder comenzar a neutralizar las conductas manipulatorias, de agresividad y comportamientos antisociales. Todo ello tomando como base una realidad en la mayoría de las familias, que desafortunadamente tienen un hijo o hija dependiente de drogas: la desinformación del hecho adictivo, aspecto que suele reforzar y perpetuar el consumo.

Por otro lado, asumiendo que el adicto acepte recibir ayuda, es básico tener en cuenta que lo primero es que pase por un exhaustivo examen psicológico y médico psiquiátrico, antes que pensar en algún tipo de tratamiento, ya que en función de la evaluación y el diagnóstico se podrá encausar al modelo de terapia o de tratamiento que más se ajuste al caso.

En el escenario de alternativas de tratamiento se encuentran: tratamiento breve, hospital de día, clínica de fin de semana, clínica de noche, internamiento hospitalario, comunidad terapéutica, grupos de autoayuda, grupos religiosos, y ayuda para poblaciones especiales, como grupos de encuentro para púberes y adolescentes consumidores experimentales, no adictos.

Tener en cuenta que al margen del modelo, el tratamiento es un proceso de largo plazo de varias fases, donde hay que asegurarse que el establecimiento o servicio donde hemos acudido sea de reconocida trayectoria donde hayan profesionales de diversas áreas de la salud, es decir donde la intervención debiera ser de tipo interdisciplinario.

Finalmente, si optamos por el internamiento debemos estar atentos a conocer las condiciones, permisos y licencias oficiales del centro, conocer nuestros deberes y derechos. Recordar que un paciente no puede ser internado contra su voluntad, el secuestro es un grave delito penal.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...