Páginas

¿Cómo puedo saber si mi hijo está consumiendo drogas?

Desafortunadamente no existe un perfil o esquema que nos pueda indicar con claridad cuando un joven o una joven se está iniciando en el consumo de drogas. Sin embargo, existen algunos indicadores, que podrían hacernos sospechar de esta conducta vinculado con el uso de drogas, los cuales no necesariamente nos demuestran presencia de esta conducta.  En todo caso hay que ser muy cautos frente a los siguientes posibles indicadores de presencia de consumo. Si encontramos algunos de ellos en algún familiar, lo mas conveniente sería acudir a un especialista para asesorarnos en primera instancia.  Estos indicadores son:
  • Nariz permanentemente congestionada, aspecto que no era usual en el posible consumidor.
  • Perdida de peso.
  • Quemaduras en los labios.
  • Dedos manchados o amarillentos.
  • Irritabilidad.
  • Falta de motivación.
  • Discusiones constantes.
  • Conducta irresponsable.
  • Aislamiento.
  • Problemas en las relaciones familiares.
  • Mentiras frecuentes.
  • Deseos de escapar de la casa.
  • Nuevos y extravagantes amigos.
  • Problemas con la policía.
  • Uso de gotas para los ojos sin razón aparente.
  • Perdida sospechosa de objetos personales.
  • Desaparición de objetos de la casa.
Algunos consejos para los padres de un adicto o adicta de drogas
  • Le guste o no, usted es una parte del problema; por lo tanto, debe colaborar también en el afronte de la enfermedad adictiva.
  • Si usted también consume drogas, tal es el caso del alcohol, no podrá hacer mucho por su paciente. Resulta difícil dejar la droga por uno mismo, y los problemas aumentan en progresión geométrica cuando se involucra dos o más consumidores, ya que se refuerzan mutuamente, frustrándose los refuerzos de ambos.
  • Si usted no es consumidor, tiene que pensar en la forma en que puede contribuir a lograr -facilitar, denominan los expertos- la abstinencia de drogas de su hijo o hija. Diversas formas de tratamiento pueden ayudarle a enfrentarse con la enfermedad una vez que acepte su existencia.
  • Si usted no ha afrontado el consumo y la dependencia de drogas de su familiar, el problema le va afectar directamente. No importa que lo haya aprobado o no.
  • Puede ser necesaria ayuda externa, ya que los hijos suelen escuchar con mayor interés a otras personas que a sus propios padres.
  • El compañero o hermano "de confianza" para el adicto o la adicta, debe intentar persuadir al paciente, aunque este no desee dejar la droga.
  • Dejar las drogas es molesto para ambos. Despierta múltiples angustias. Los consumidores suelen estar resentidos contra el mundo por verse así (aunque sean conscientes de su responsabilidad).
  • En general, puede usted ayudar a su paciente apoyando sus esfuerzos personales. Debe advertir los estímulos que provocan el consumo y tratar de evitarlos, no diciendo "ven directamente a casa después del trabajo" sino sugiriendo "porqué no nos encontramos en tal sitio...".

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...