Páginas

Disfunciones sexuales


Trastornos del deseo sexual
Deseo sexual inhibido o hipoactivo o apatía sexual
  • El deseo sexual inhibido es una disfunción muy común.
  • Se refiere al bajo nivel de apetencia e interés sexual que se manifiesta en el inicio o al responder a la iniciativa sexual en la pareja.
  • Dicha condición puede ser primaria, en la cual la persona nunca ha sentido interés o deseo sexual, o secundaria, cuando el deseo sexual ya no se presenta a pesar de haberla tenido 
  • Este problema sexual puede ser situacional con relación a la pareja: él o ella tiene interés hacia otras personas pero no hacia la pareja. También puede ser general: él o ella carece de interés sexual hacia cualquier persona. 
Aversión sexual

  • Consiste en la aversión persistente o recurrente y la evitación de cualquier contacto sexual genital con la pareja, considerando al sexo como repulsivo y desagradable.. La alteración provoca malestar o dificultades en las relaciones interpersonales. 
  • Este trastorno se da ocasionalmente en hombres y con mucha más frecuencia en las mujeres. Los pacientes se quejan de ansiedad, miedo o disgusto en relación con las situaciones sexuales. Puede ser un trastorno de toda la vida (primario) o adquirido (secundario), generalizado (global) o situacional (con una pareja específica).
Trastornos de la excitación
Trastorno de la excitación sexual en la mujer
  • Conocida antiguamente como frigidez término desechado debido a la falta de precisión y el fondo estigmatizador que presenta. 
  • Este trastorno se caracteriza por la incapacidad para obtener o mantener la respuesta de lubricación aunque existe sensación de deseo no se llega a la excitación.
Trastorno en la erección

  • Conocida también con el nombre de impotencia.
  • Se define como la incapacidad persistente o recurrente para obtener o mantener una erección apropiada hasta el final de la actividad sexual, provocando malestar o dificultades en la relación interpersonal.
  • Masters y johnson definieron la disfunción eréctil como la incapacidad de alcanzar o mantener una erección bastante firme para realizar el coito. Se considera que aproximadamente la mitad de los hombres han sufrido algún periodo de disfunción eréctil, aunque esta haya sido de forma transitoria.
  • Al igual que otros trastornos se observa gran variedad, y puede experimentarse frente a ciertas situaciones, o resultar total o parcial (presentándose una erección parcial, pero insuficiente para el coito) o perder la erección cuando va a intentar la penetración, etc lo que evidenciaría causales psicológicas y no orgánicas. 
Trastornos del orgasmo
Disfunción orgásmica femenina
  • La fase del orgasmo consiste en un punto de máximo placer, con la liberación de la tensión sexual y la contracción rítmica de los músculos del perineo y de los órganos reproductores. 
  • La disfunción sexual femenina se caracteriza por ausencia o retraso recurrente del orgasmo en la mujer luego de una fase de excitación sexual normal ya sea a través del coito o la masturbación. Se relacionan con este trastorno, factores psicológicos como miedo al embarazo, rechazo hacia el compañero sexual y sentimientos de culpa referente a los impulsos sexuales. Se estima que este trastorno aparece en el de 30 % de la población.
Disfunción orgásmica masculina
  • Hay dos tipos de disfunción orgásmica propiamente dicha: el orgasmo retardado o eyaculación retardada, la eyaculación precoz y la anorgasmia con eyaculación.  
  • La primera es la demora involuntaria y habitual del orgasmo y, por lo tanto, de la eyaculación, a pesar de que el pene este siendo estimulado en forma apropiada y el varón se sienta excitado sexualmente. El problema es mucho más grave cuando se presenta también durante la masturbación.
  • Algunas causas pueden deberse a antecedentes traumáticos en la vida erótica del individuo, sentimientos de culpabilidad, en personas muy religiosas, y temor consciente o inconsciente de un posible embarazo. Ciertos trastornos neurológicos, como la esclerosis múltiple, y algunas drogas, como las fenotiacinas. 
  • La anorgasmia con eyaculación es un problema todavía más raro que la eyaculación retardada, y consiste en que el hombre no experimenta placer orgásmico al terminar la actividad sexual, a pesar de presentar eyaculación. 
  • La disfunción orgásmica de toda la vida se relaciona con una psicopatología grave, mientras que si es adquirida se podría relacionar con dificultades interpersonales. 
  • En relación a la eyaculación precoz, el hombre consigue el orgasmo y eyacula antes de lo que desearía. El sujeto consigue la eyaculación en respuesta a una estimulación mínima, al poco tiempo que se inició la penetración o antes que la persona lo desee. La dificultad en el control de la eyaculación puede estar vinculado con ansiedades relacionadas con el acto sexual o problemas interpersonales. Los estudios estadísticos indican que un 35%-40% de los hombres tratados por disfunciones sexuales padecen eyaculación precoz como trastorno principal.
  • Un consejo útil para hombres con este trastorno se relaciona con el método de la reorientación de la atención. Más que centrar su atención en temas no sexuales, se le recomienda que se concentre por ejemplo en qué siente cuando cambia de posición o de ritmo, qué tipo de sensaciones percibe y cómo varían al cabo de un rato. Mediante esta reorientación de la atención, el sujeto logra experimentar un mayor placer, consiguiendo retrasar la eyaculación.
  • También pueden ser útil algunos consejos sobre relajación y la capacidad de controlar el ritmo respiratorio. La musculatura tensa parece que provoca con mayor rapidez la eyaculación, mientras que el estar relajado y el hacer respiraciones lentas y profundas retrasan esta probabilidad.
  • Habitualmente el hombre que tiene un problema de eyaculación precoz evita el contacto con su pareja, la cual también lo evita debido a anteriores frustraciones. Por eso, incrementar la frecuencia del contacto sexual, llegando al orgasmo y a la eyaculación, es lo que se recomienda. Sucede que cuando se deciden a mantener un contacto, el sujeto se encuentra tan excitado que cualquier caricia, por superficial que sea, es suficiente para producir la eyaculación. Esto es lo que no tiene que pasar si desea incrementar sus sensaciones placenteras sin una eyaculación inmediata.
Trastornos sexuales por dolor
Dispareunia

  • La dispareunia es un dolor genital antes, durante o después el coito. Esta alteración aparece tanto en el hombre como en la mujer, pero es más frecuente en las mujeres. 
  • El dolor es real, convirtiendo el coito en algo desagradable. Muchas veces, ante la anticipación de dolor se intenta evitar la actividad sexual. Se estima que el 14% de la población padece este trastorno.
Vaginismo
  • El vaginismo consiste en una contracción muscular involuntaria del tercio externo de la vagina que impide la inserción del pene y el coito.
  • Las causas pueden ser varias como, experiencias sexuales desagradables (violación), problemas en la pareja o educación religiosa muy estricta. A partir de los datos estadísticos, se observó que un 14% de la población presenta este trastorno.
Tratamiento de las disfunciones sexuales
Michael P. Carey presenta los siguientes planos de actuación para una terapia sexual cognitivo-conductual:
  1. Educación: disminuir la ignorancia y mejorar el conocimiento.
  2. Reestructuración cognitiva I: el planteamiento de objetivos realistas para la terapia.
  3. Reestructuración cognitiva II: la disminución de las creencias desadaptativas (en la sexualidad masculina se han identificado 12 mitos).
  4. El entrenamiento en habilidades conductuales I: 
    • la mejora del repertorio sexual del paciente:
    • el empleo de materiales audiovisuales eróticos
    • el entrenamiento en masturbación
     5. El entrenamiento en habilidades conductuales II:
    •  la superación de experiencias desadaptativas.
    • la dilatación progresiva para el vaginismo y la dispareunia.
    • la técnica del apretón para la eyaculación prematura.
     6. Focalización sensorial: la disminución de la ansiedad ante la actuación.
     7. El entrenamiento en comunicación: hablar de los problemas comunes.
     8. Guiones sexuales: reconocer y negociar las preferencias sexuales.
     9. Prevención de las recaídas: preparando el futuro.

Los tratamientos cognitivo-conductuales de las disfunciones sexuales han dado buenos frutos en los últimos años.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...