Páginas

¿Sabes que le hacen las drogas psicoactivas a tu cuerpo? Parte 5: Anfetaminas

Las anfetaminas son drogas de alto potencial de abuso, las mismas que desafortunadamente se expenden fácilmente en las farmacias.  La propiedad de proporcionar una sensación de mayor energía, de reducir el apetito y la necesidad de dormir, de producir una sensación de claridad mental, poder y euforia resultan atractivas para una gran variedad de consumidores; amas de casa que se sienten presionadas por los problemas de la casa y de los hijos, problemas económicos, estrés, ansiedad; profesionales que sienten la necesidad de aumentar su grado de actividad para ganar competitividad, choferes de automóviles y camiones que deben estar despiertos en sus rutas nocturnas, estudiantes en épocas de exámenes y, en
general, personas con dificultades que buscan seguridad en su vida.  El abuso y la posterior dependencia, indudablemente producen riesgos, no sólo por los graves perjuicios físicos y psicológicos, sino porque el consumo continuo y el abuso produce una rápida tolerancia; vale decir, en algún momento, se incrementará la dosis de consumo. Posteriormente, el aumento progresivo de las dosis y el consumo casi ilimitado llevan a un nivel de drogadicción severo.

¿Crean adicción los medicamentos como las anfetaminas y otros estimulantes?
Por muchos años se ha creído que estas drogas no producían dependencia física, admitiendo si lo referido a la dependencia psicológica. Sin embargo, actualmente, tampoco está totalmente claro el asunto. Pareciera que no crea el tipo clásico de dependencia física; aunque el consumo continuo de consumir la droga, uso compulsivo e irracional, y sintomatología de abstinencia, consistente en depresión, apatía, irritabilidad y dolores musculares, Todo ello hace que la existencia de la dependencia física aún siga siendo discutible.

Síntomas de peligro
Si usted toma anfetaminas o tranquilizantes de forma esporádica, pueden parecerle inofensivos. Y de hecho hay consumidores ocasionales o intermitentes que no llegan a la dependencia. Pero es muy fácil pasar de un consumo esporádico al consumo de alto riesgo.

Signos para detectar el abuso de anfetaminas y estimulantes
Si su respuesta a alguno de ellos es afirmativa, es que está situándose en un consumo de alto riesgo. O que ya está en el.

Efectos a largo plazo
Las anfetaminas y los estimulantes afectan al cuerpo y a la mente. El abuso y la dependencia producen indefectiblemente un deterioro físico, debido a las restricciones en el descanso y en la dieta. En algunos casos puede llegarse, incluso, a la muerte por inanición. La deficiencia dietética y en el sueño reducen la resistencia del organismo, exponiendo al consumidor a lesiones, infecciones y diversas enfermedades. El sobreesfuerzo que el efecto de las anfetaminas exige al aparato cardiovascular puede ocasionar alteraciones de todo tipo: hipertensión (elevación de la presión arterial), arritmias (ritmo cardíaco irregular) y embolismo. Las lesiones que producen en los vasos sanguíneos de pequeño calibre del ojo pueden afectar a la retina. Y es posible que se produzcan lesiones cerebrales, sobre todo si la droga se inyecta.  Cuando la dependencia de anfetaminas alcanza niveles muy altos de consumo, se relaciona con la pérdida de memoria y el deterioro mental que sufren los adictos. Si bien en muchos caso son reversibles, con posibilidad de recuperación de las capacidades mentales perdidas, ésta dista de ser la norma general.

Más información:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...