Páginas

Alternativas de ayuda para la adicción a tabaco

Que alternativas de ayuda existen para las personas que tienen adicción a la nicotina. Actualmente se considera útil la intervención de consejería y asesoramiento médico y psicológico en casos de abuso de tabaco y el tratamiento en los casos de dependencia de la misma sustancia. En este sentido, en el primer caso, el consejo continuo y, en el segundo, el desarrollo de un programa de tratamiento, son los más sensatos. La lectura de folletos informativos indicando tanto las consecuencias del tabaco en la salud, como un procedimiento para abandonar los cigarrillos, el cambio de marca y el chicle de nicotina combinado con un procedimiento conductual.


El chicle de nicotina
Este tipo de chicle es más eficaz que el chicle de ensayo cuando se utiliza dentro de un programa de tratamiento establecido. Esto es, cuando los sujetos acuden a una clínica o programa específico para dejar de fumar y son tratados por un terapeuta experto en el tratamiento de fumadores.  El chicle de nicotina es eficaz en fumadores duros (de 30 o más cigarrillos/día); escasamente eficaz o poco eficaz en fumadores "normales", siempre dentro de un programa específico para dejar de fumar.  Los mejores resultados con el chicle de nicotina se han obtenido cuando se ha combinado el chicle de nicotina con el procedimiento conductual. Al utilizarlo de esta modo, la tasa de eficacia está en el 40-50 por 100 de eficacia al año de seguimiento. Sin procedimiento conductual los resultados, en general, son mucho más bajos.

Los parches transdérmicos de nicotina
Los parches de nicotina han resultado mejores y se han comercializado recientemente en muchos países. Cada parche contiene, dependiendo de la casa comercial, entre 25 y 114 mg. de nicotina, aunque la que se absorbe oscila de 15 a 22 mg. de nicotina. La extensión del parche oscila de 7 a 30 cm2, colocándose diariamente uno de ellos sobre el brazo, cuerpo o cadera. También, dependiendo de las marcas, su duración oscila de 16 a 24 horas. Aunque se recomienda utilizarlo un máximo de tres meses, los datos empíricos apuntan a que su utilización óptima oscila de 6 a 8 semanas, tiempo en el cual desaparecen los síntomas de abstinencia.  A diferencia de los chicles de nicotina, los parches se han utilizado con personas con trastornos arteriales coronarios y embarazadas. En este caso hay que tomar las adecuadas precauciones y sólo se deben utilizar cuando otros tratamientos no farmacológicos han fracasado

Finalmente, es necesario hacer hincapié en el hecho que en cualquiera de los casos es pertinente el asesoramiento psicológico o médico.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...