Páginas

Adicción al Tabaco

El abuso y la adicción al tabaco, se desarrolla por una sustancia llamada nicotina (ingrediente activo principal). Sin embargo, se debe reconocer que tanto en el inicio, el mantenimiento e interrupción del consumo, sea de carácter temporal o indefinido, tienen que ver múltiples causas.  De las aproximadamente 3,500 partículas orgánicas e inorgánicas que contiene el cigarrillo, por lo menos 50 son tóxicas y cancerígenas. Estas son las que van a alterar órganos y tejidos de los labios, dientes, aparato respiratorio, tracto digestivo, corazón, vasos sanguíneos, vejiga, entre otros órganos y sistemas.  La nicotina se absorbe con facilidad por la piel, las mucosas y, por supuesto, los pulmones. La vía pulmonar produce
efectos rápidos en el sistema nervioso central (apenas en siete segundos). Por lo tanto, cada aspiración brinda cierto refuerzo definido. Con 10 aspiraciones por cigarrillo, el fumador de una cajetilla al día refuerza su hábito 200 veces diarias, tiempo, sitio y preparación se relacionan de manera reiterativa con los efectos de la nicotina. La nicotina tiene efectos estimulantes y depresores. El fumador se siente alerta, no obstante lo cual experimenta cierta relajación muscular. También hay pruebas de tolerancia a los efectos subjetivos de la nicotina. Los fumadores informan de manera característica que el primer cigarrillo del día después de una noche de abstinencia les produzca la mejor sensación. Los fumadores que reanudan el consumo después de un período de abstinencia, pueden experimentar náuseas y otros malestares. Las personas que nunca han recibido nicotina experimentarán náusea con concentraciones sanguíneas bajas de éstas, y los fumadores las experimentarán si las concentraciones se elevan por arriba de los valores acostumbrados. El término "Refuerzo Negativo" se refiere a los beneficios obtenidos con la terminación de un estado desagradable. En los fumadores adictos, se tienen pruebas de que las ganas de fumar se relaciona con la concentración sanguínea de nicotina, como si fumar fuera un medio de lograr cierta concentración de la nicotina y, por lo tanto, evitar los síntomas de abstinencia.  Algunos fumadores despiertan incluso durante la noche para fumar un cigarrillo, lo que atenúa el efecto de las concentraciones sanguíneas bajas de nicotina que podrían trastornar el sueño.  Cierta depresión del ánimo (trastorno distímico, trastorno afectivo) se relaciona con la dependencia a la nicotina, pero no se sabe si la depresión predispone al sujeto a volverse o se genera durante la dependencia de la nicotina. La depresión se incrementa en grado importante durante la abstinencia, por lo que se le cita como causa de recaída o reincidencia en el consumo. 

Daños comprobados
  • Cáncer al pulmón. El 90% de los casos de cáncer de pulmón, son por tabaquismo.
  • Sistema respiratorio. Se han establecido relaciones entre adicción y enfisema, fibrosis y bronquiectasias.
  • Riesgo coronario. Se ha demostrado que existe daño cardiaco, tanto en fumadores (as) activos (as)
  • Otras formas de cáncer. En el caso de las mujeres se ha comprobado relaciones entre: Laringe; esófago; cavidad bucal.
  • Cáncer de cuello uterino.
  • Enfermedades al corazón.
  • Accidentes cerebro vasculares.
  • Riesgos de fumar durante el embarazo.
    • Hemorragias 
    • Retardo del crecimiento intrauterino 
    • Nacimientos prematuros 
    • Complicaciones con la placenta 
    • Muertes fetales 
    • Abortos 
    • Bebes de bajo peso El abuso y la dependencia, reduce la circulación de la sangre y la absorción de oxígeno, deteriorando la piel.
  • Fumar torna la voz más gruesa en forma desagradable, favorece la ronquera y la tos.
  • Disminuye la resistencia de la actividad física; conduce a la acidez estomacal y úlceras gástricas; cefaleas.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...