Páginas

Codependencia o coadicción

La coadicción o codependecia viene a ser una condición superior al fuerte vínculo entre la madre o el padre, el hijo(a) o esposa(o) y el adicto(a) de drogas u otro comportamiento adictivo. Esta relación enfermiza o patológica, es decir la fusión de dos personalidades incompletas para depender irracionalmente una de otra, ya está catalogada como una disfunción o enfermedad.  Lo normal es que los padres o esposos protejamos a los niños o niñas sin producirles dependencia permanente, fomentando progresivamente su independencia y la incorporación de valores, de capacidad de solucionar problemas, incentivando la autoestima, el autoconcepto y el amor al deporte. La co-adicción produce invalidez psicológica. Es
decir minusvaliza la personalidad del adicto(a). Se trata de una inmadurez profunda, que lo incapacita para valerse por sí mismo, autoprotegerse y fijarse metas propias, no atreviéndose, por lo tanto, a pensar ni a decidir por él. Generalmente espera que la mamá, el papá, o la esposa-mamá, piense, sienta y decida por él o ella. Así, una de las características de la co-dependencia tiene que ver con el hecho que el adicto o adicta parásita (no trabaja, no estudia o está en una inactividad total) de manera indefinida. Los padres o alguno de ellos asumen equivocadamente actitudes y comportamientos bajo la premisa de que lo que hacen es por cariño y deber de padres. Así, se sacrifican por el adicto, pagan sus deudas, lo justifican totalmente, lloran, se esclavizan al enfermo, aceptan sus groserías, robos, mentiras, amenazas, manipulaciones, y chantajes, entre otras conductas.  Existe evidencia científica que informa la presencia de una marcada incidencia de mujeres co-adictas, sin embargo, también encontramos varones co-dependientes.  Ahora bien, si se intenta esbozar un cierto perfil de la co-adicta o co-adicto, este podría ser así:
  1. Falta de control sobre la conducta.
  2. Sentimientos de culpabilidad.
  3. Mantenimiento de la conducta a pesar de sus consecuencias adversas.
  4. Negación absoluta de que el problema existe. El co-dependiente se vuelve tolerante a la conducta cada vez más autodestructiva y anormal del adicto.
La co-dependencia lleva a desarrollar conductas permisivas con el adicto lo que no permite a éstos asumir la responsabilidad de sus acciones, por tanto, no se contribuye al cambio y generalmente se obstaculiza el proceso de recuperación.  Para prevenir y abordar esta enfermedad, proponemos algunas recomendaciones:
  • Consultar con profesionales especializados en adicciones.
  • Establecer límites claros con la pareja, el hijo o la hija dependiente de drogas. Por ejemplo con respecto a horarios, salidas, disponibilidad de dinero, etc.
  • Asignar tareas y responsabilidades. No es aconsejable, en estos casos, el manejo de dinero.
  • No ceder a las amenazas del adicto.
Finalmente, es importante dejar claro que la co-adicción -que proporcionalmente se presenta más en las madres y parejas- viene a ser una enfermedad que compromete seriamente la salud mental y, de otro lado, permite reforzar y mantener las conductas clásicas de los drogodependientes.

Si deseas hacerte un auto diagnóstico para la codependencia clickea aqui

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...