Páginas

Psicólogo descubre una guía para detectar al futbolista mentiroso

Un informe elaborado por un experto en psicología desvela algunas de las claves que podrían ayudar a los árbitros de fútbol a detectar aquellos jugadores que fingen caídas o que en definitiva "hacen teatro" durante los partidos.  Levantar ambos brazos con las palmas de las manos abiertas y las piernas dobladas por la rodilla en posición de "arco" o dar una vuelta extra al caer al suelo podrían constituir dos pistas fiables para identificar a un futbolista en el momento en que finge una falta.  Así lo explica el mencionado estudio, seguramente muy útil para la complicada misión de los árbitros, elaborado por el experto Paul Morris, de la universidad inglesa de Portsmouth, quien ha detectado una pauta de comportamientos
que se repiten en algunos jugadores cuando tratan de engañar fingiendo una caída.  Otros jugadores fraudulentos contraerían el cuerpo en lugares donde no han recibido la supuesta entrada, señala este informe, y otros futbolistas darían pasos totalmente controlados después del impacto de la presunta falta y justo antes de caerse.   Este psicólogo, que se centra sobre todo en el estudio de las emociones y las intenciones de las personas, subraya "la dificultad" del trabajo de esos profesionales y observa que "dadas las exigencias de su profesión, (los árbitros) lo hacen notablemente bien". Morris indica que con las pautas de comportamiento estudiadas en los futbolistas que "hacen teatro" en el terreno de juego se podría ayudar al árbitro a la hora de tomar decisiones. Según dicho experto, uno de los signos observados, la posición del "arco", es uno de los más antinaturales ya que, dice, una persona no doblaría el cuerpo de esa manera en una caída natural. Morris explica que "de forma instintiva, los brazos caerían hacia abajo en un intento por amortiguar esa caída o para buscar el equilibrio".  "Aunque este comportamiento es absurdo, el futbolista fraudulento lo hace para intentar engañar al árbitro para que éste crea que la patada ha sido ilegal, y la conducta histriónica le resulta necesaria para captar la atención del colegiado en primer lugar", indica.  "El hecho de elevar ambos brazos por encima del hombro es un indicativo claro de engaño", afirma este psicólogo.  Morris señala que durante el mencionado estudio, que publica el "Springer Journal of Nonverbal Behaviourel", trabajó con más de 30 futbolistas aficionados con experiencia. 

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...